Aparentar ser un club “pobre” en el fútbol, un buen negocio

D´bolea (panbolivia.com), marzo. Casi es una constante la crisis económica declarada por parte de los dirigentes de clubes del torneo de fútbol profesional boliviano, nunca tienen ganancias, cuando realidad esa actitud está bien camuflada con buenas ganancias e ingresos semanales y mensuales.

Resultado, cada fin de año los clubes terminan supuestamente en quiebra económica y es reflejada cuando se pone de manifiesto las deudas a jugadores, según los dirigentes no alcanza el dinero recaudado de los partidos en los estadios para cubrir los gastos de jugadores, cuerpo técnico y otros servicios, pues en el pasar del tiempo, escribiendo deportes, nunca escuché a los dirigentes que tuvieron ganancia de algún partido, normalmente se mantienen en silencio.

Esa actitud de los dirigentes, intenta que veamos que son “quijotes” del deporte, cuando en realidad eso ya no existe, y entonces ingresan a la libre disponibilidad de los recursos económicos, porque el Estado no tiene control sobre este rubro y obedece a la SupraFIFA, que impone sus normas en diferentes países del mundo.

Sin embargo, esta situación es aprovechada por dirigentes de los clubes del fútbol mundial y otras disciplinas, aunque en menor proporción a diferencia del fútbol que factura fuerte.

10 POR CIENTO

En Bolivia, el Estado dispone de los escenarios para las prácticas de fútbol y recibe a cambio el 10% de las recaudaciones de las entradas vendidas (borderó) de un partido, sea de clubes o selecciones, porcentaje para todo tipo de presentaciones públicas, según la ley. En otras palabras, el club se convierte en un agente de retención y el resto de la recaudación va al club.

Es el único rubro en el cual el Estado tiene control, mientras que en el manejo administrativo-económico de los clubes de fútbol profesional, no se mete, son los dirigentes de clubes quienes disponen de los ingresos y egresos por diferentes rubros.

El fútbol ante otras disciplinas deportivas tiene muchos privilegios, pues el actual gobierno, por ejemplo, les facilitan pasajes aéreos a precios baratos, bajo el argumento de fomento al fútbol.

OTROS RUBROS

Uno podría pensar que los clubes solamente recaudan dinero de los encuentros de fútbol en los escenarios, no están tan así, debido a que tienen otros recursos que fortalecen las arcas de los clubes, y que no son tan “pobres” como aparentan y declaran los dirigentes.

El fútbol durante más de 42 años se mantiene vigente, gracias a la buena salud económica y los ingresos asegurados y que en los últimos años son mayores que hace 30 años atrás.

A los dirigentes no les gusta que hablemos de estos temas, por lo general intentan camuflar los ingresos que manejan y nunca declaran la realidad. La mayoría de los recursos son de libre disponibilidad de los dirigentes y con poco control fiscal de ahí el negocio de los directivos de clubes y que sale dinero de los “bolsillos de los dirigentes”, es simple cuento y si estos prestan dinero al club, es con altos intereses, pero que recuperan a la vuelta de la esquina.

A estos ingresos hay que añadir los premios que reciben por clasificar y pasar las fases de la Copa Sudamericana, Copa Libertadores de América.

EVITAN HABLAR

Los dirigentes evitan hablar por cualquier medio de los ingresos que perciben por recaudaciones, derechos de transmisión, publicidad y otros servicios.

Tampoco reflejan de manera transparente los contratos de jugadores y a cuanto ascienden mensualmente o anualmente, pasajes, hoteles, alimentación de por lo menos 25 personas, incluido el cuerpo técnico, es el movimiento casi normal y por lo general.

Los dirigentes constantemente mantienen en secreto sus ingresos, porque saben que es un buen negocio y es mejor que “nadie se entere”, aunque dirán que tienen informes internos ¿?. Contrariamente y públicamente aparentan hacer un “sacrificio” de dinero y que los ingresos son pobres o no alcanzan, nada menos cierto.

INGRESOS ASEGURADOS

El fútbol tiene varios ingresos asegurados, el primero; el dinero que llega de la FIFA a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Conmebol por ejemplo; por préstamo de jugadores a la selección, regalías de la FIFA y otros, pago de derechos de transmisión de partidos por TV, con horarios establecidos por los canales, no les importa el criterio de los hinchas y menos de los televidentes, para el colmo con relatores y comentaristas domésticos.

Luego vienen las recaudaciones por partido en estadios, dinero fresco qué por lo general cuatro veces al mes, por lo menos, pues más partidos mejor recaudación, provocando que los hinchas gasten más su dinero yendo a los estadios, razón por la que se repiten partidos de manera frecuente.

El otro ingreso, es por el colocado de publicidad en las camisetas del equipo y que al final son pagos por la temporada, púes se escogen en la polera o casaca y dependiendo dónde sea más vistoso el precio es más alto, mucho tiene que ver el tamaño también.

También por la venta de publicidades de vallas fijas o electrónicas en el campo de juego, esas que en cada partido son modificadas constantemente, ya que los clientes varían, son las que las cámaras agarran de fondo, incluido en declaraciones de los jugadores cuando van por televisión.

Luego, aspectos más pequeños, la masa societaria, venta de souvenir, pues se cobra por utilizar la imagen del club para hacer llaveros, poleras y otros objetos.

COMERCIANTES DE FUTBOLISTAS

Además, la venta de pases de futbolistas, contrapases, préstamos, en el mercado de jugadores existe lo que le llaman empresarios del fútbol, son los que traen jugadores del exterior y se encargan de acomodarlos en los clubes, en realidad son los comerciantes de los futbolistas, pero que el presidente del club es quien se beneficia, ya que recibe un porcentaje a la firma de contrato de los futbolistas, si quiere por la firma para que juegue y el descuento es mensual. Esto es un “secreto” entre el empresarios y comerciantes de los jugadores, presidente y futbolista, ahí muere. (rc/md/dc).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*