Víctor Hurtado muere de paro cardiaco: ÁRBITROS TAMBIÉN SON SERES HUMANOS

-Clásico paceño y festejo del título de Bolívar pasa a segundo plano.

-Los árbitros del fútbol profesional tienen ¿seguro de vida?

 

D´bolea (panbolivia.com).- De repente el árbitro cochabambino Víctor Hugo Hurtado (32), apareció tirado y no se paró más del césped sintético frío del estadio Municipal de la ciudad de El Alto, en el partido de fútbol jugado entre Always Ready y Oriente Petrolero por la penúltima fecha del torneo profesional del fútbol boliviano.

Un paro cardio-respiratorio daría cuenta de la vida del árbitro, qué vino desde Cochabamba, en el mejor criterio y seguramente de cumplir con su responsabilidad de dirigir el cotejo designado, dejando de lado a la familia y quizás sin tener un seguro de vida.

Así fue, hasta el minuto dos del segundo tiempo del encuentro profesional, cuando se desplomo y fue para no volverse a parar e inmediatamente lo auxiliaron y pese a que le asistieron con oxígeno no pudo revertir su condición y cuando estuvo en dirección al hospital del Norte de la ciudad de El Alto, falleció y nada pudieron hacer los médicos, pese a que tuvo una segunda oportunidad de reaccionar. Se estima que le afectó la altura de 4.100 msnm del estadio, donde normalmente juega el CAR-Bolivia. El juez de fútbol no pudo soportar la presión barométrica.

Fue un paro fulminante y no dio tiempo a nadie para poder salvarlo y siquiera asistirlo. Esta situación provoca que a futuro los árbitros tendrán que tomar recaudos para dirigir en el escenario alteño al igual que los futbolistas.

EL MINUTO DE SILENCIO

El clásico paceño entre Bolívar y The Strongest, por primera vez tuvo que ser interrumpido para dar paso a un minuto de silencio, en homenaje a Hurtado, de esta manera pasando a segundo plano el encuentro e irónicamente dirigentes de Bolívar y los jugadores fueron quienes más cuestionaron a los árbitros en torneo de fútbol Apertura-2019.

“PUEDEN EQUIVOCARSE, PORQUE SON SERES HUMANOS”

Ya casi es un cliché entre las personas que gustan del fútbol, que los árbitros son lo peor de los partidos, sean estos amistosos, oficiales, regionales, nacionales y selecciones, pues nada conforma a jugadores, dirigentes y los hinchas que les meten en la cabeza que su equipo “nunca debe perder” sea por trayectoria, historia o quizás por contar con las mejores contrataciones.

Pero nada más falso, porque el fútbol durante décadas y desde su aparición tuvo estos contratiempos de los “malos, buenos y muy pocos seguramente excelentes arbitrajes”, dependiendo del ojo que lo aprecia o rechaza. Pero una cosa es cierta, lo partidos con las fallas voluntarias o involuntarias de los árbitros el fútbol sobrevivió a lo largo de los años, y generaron miles de polémicas comentarios, especulaciones, contentos, descontentos, festejos protestas, sendas discusiones y al final se termina aceptando un resultado que quizás haya sido definido por los árbitros o méritos de los rivales.

Pero resulta muy subjetivas estas apreciaciones, como también son los arbitrajes a la hora de pitar alguna falta, porque se trata de milésimas de segundos para definir un cobro o una sanción, contrariamente se entiende que el margen de error, es normal en el ser humano y no son perfectas como las maquinas del VAR, es una de las razones por las que se crearon estas máquinas justicieras, aunque e fútbol provoca perder su atractivo, ya que se menosprecia la naturalidad del cerebro humano y las decisiones de los árbitros que deben tomar en cuestión de segundos en una jugada de cualquier partido que hasta hace poco era un “entretenimiento”, y desde que se inyectaron los premios económicos en los diferentes campeonatos tomó otro rumbo como el comercial y está dicho que los clubes, selecciones no desean perder y por lo general los culpables son los árbitros.

Personaje que tiene la potestad de definir un encuentro y no el resultado de un partido y no conocemos de las subjetividades, emociones, pasiones, broncas, enojos, aguante a los insultos de futbolistas, los gritos de los hinchas que expresan su descontento, porque de eso se trata el fútbol y los otros deportes olímpicos, ya que no es la única disciplina deportiva que tiene estos problemas y desde que el hombre creó las competencias deportivas…siempre estuvo presente el juez o árbitro, bueno para los que ganan y malo para los que pierden. Esto lo sabía Víctor Hugo Hurtado y pudo asimilarlo en el tiempo dedicando sus servicios en el arbitraje.

Al final en la Copa Sudamericana, Copa Libertadores de América, selecciones, torneos nacionales o quizás regionales, terminan imponiéndose las decisiones de árbitros por más reclamo que haya.

BUEN NEGOCIO

Al frente los buenos premios económicos y que algunas federaciones ya le vieron el negocio e hicieron un emporio del fútbol para ganar títulos de manera constante, porque genera dinero y trabajo para miles de personas en el mundo, tomando en cuenta la administración de estadios, mantenimiento de los mismos, gimnasios, alimentación ropa, moda, publicidad y otros.

En realidad, el fútbol es un trabajo rentado y el rendimiento de los jugadores es acorde con lo que les pagan, lo propio de los técnicos, pero en el caso de los árbitros la cosa es diferente, ellos cobran por aplicar “justicia” durante 90 minutos o dependiendo de la disciplina deportiva.

Los árbitros al final son seres humanos como otras personas que deben ser respetados con sus aciertos y limitaciones e incluso con sus errores de apreciación, encima, expuestos a dos frentes de futbolistas y un tercero los hinchas, un cuarto a comentarios de los periodistas deportivos y finalmente el morbo de la gente.

No hay nada escrito sobre los derechos del árbitro, suponemos que debe ser respetado, a no dudar de su actitud, menos en las sanciones dentro del campo de juego, a no ser insultado y recordar a su familia, a no ser escupido, agredido verbal y físicamente.

En resumen es la máxima autoridad durante los 90 minutos de juego y así fue creado el fútbol y funcionó, con errores y aciertos de los árbitros que tratan de poner en orden el juego de los “rivales” en cortar las trampas de algunos jugadores, que se han convertido en artistas en fingir faltas, buscando penales falsos, jugando con las manos, codos, puntapiés, agarrones, empujones, lesiones leves, graves, pero que al final queda en “era un juego”.

Pero sus derechos también deberían pasar por todos los beneficios sociales, un seguro de vida, ya que están expuestos al peligro de ser agredidos en cualquier momento dentro y fuera del escenario, como ya muchas veces ocurrió, contar con un gimnasio o centros donde entrenar físicamente y mantenerse, ser orientado en su alimentación, médicos que le asistan en caso de lesiones que pueda sufrir junto con sus líneas  dentro y fuera del partido de fútbol, pues ellos cobran por partido completo, no hay forma de que puedan dejarlo a medias, ni siquiera les conviene lesionarse perderían su pago.

La verdad, el fútbol es un juego de entretenimiento que hasta hace pocos años era muy honorífico el jugar por un club o quizás representar en una selección que era todo un privilegio. Sin embargo, ese concepto fue cambiando en el tiempo y ahora es más comercial y un buen negocio para jugadores, entrenadores, técnicos, adiestradores, dirigentes, negocio de ropa, publicitario, recaudaciones, derechos de TV y otros.

Además, si los clubes clasifican a eventos internacionales, tienen premios de miles de dólares. Otro tanto es que pases de fase, cosa que los árbitros no tienen tantos premios, por el contrario, tienen tarifas y cobran por partido local, nacional e internacional con todo pagado para su estadía, lo mismo ocurre con el torneo profesional boliviano que paga al juez el club local y no el visitante.

En esa reciprocidad se mueven los clubes en el mundo, reitero, los árbitros no tienen premios de los clubes, si por parte de la CONMEBOL, FIFA que circunstancialmente les brinda cursos de actualización y resistencia física para ser árbitro internacional con todo pagado y la posibilidad de aumentar sus ingresos.

DESPRESTIGIO

El árbitro, odiado por jugadores, fanáticos y dirigentes como en el caso de Bolívar que cuando estaba por debajo de los punteros de la tabla de posiciones se quejaba de los arbitrajes, desprestigiando esa práctica, anunciando que le “robaban los partidos”, que estaban digitados por dirigentes de la FBF, y que jugar contra The Strongest era como hacerlo con 14 jugadores incluyendo a dirigentes de la Federación que son atigrados.

Curiosamente o sospechosamente ahora que ganaron el torneo, no reclaman y se mantienen en silencio como es el caso del dirigente de los “celestes”.

Pues ahora entendemos la posición del dirigente bolivarista Marcelo Claure, que durante este torneo han presionado para que su equipo siempre gane y no pierda por “culpa de los árbitros”, ya que provocaría perder mucho dinero del premio de la CONMEBOL y otros beneficios. Pero no es el único club que se queja de los árbitros, lo fue en su momento The Strongest, Oriente Petrolero, San José, Nacional Potosí y el resto de los clubes componen el torneo profesional.

A futuro habrá que invertir más dinero en capacitar árbitros en el país. Pero también que cuenten con un seguro de vida, pues la muerte de Hurtado nos está indicando en qué dirección seguir.

LA FOTO

La foto de panbolivia.com se viralizó en las páginas de la internet, pues agencias de noticias, canales de televisión reflejaron el hecho y la vieron en todo el mundo. (rc/mdc/fotos:panbolivia).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*